LA FALSA ZONA DE CONFORT

Muchas son las familias que nos consultan qué podemos hacer para cambiar la situación actual en la que nos encontramos y que nuestros hijos no pierdan sus derechos y su dignidad. 

Para empezar tenemos que tener clara la respuesta a esta pregunta que es la pregunta:

¿DE QUIÉN ES EL DERECHO A LA EDUCACIÓN INCLUSIVA?:

“Las responsabilidades de los padres están subordinadas a los derechos del niño.”

“Comentario General nº4 (2016), Artículo 24. Derecho a la educación inclusiva”,  Comité de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Si tenemos clara la respuesta estamos obligados a hacer esta revolución justa pues es nuestra responsabilidad: 

Tenemos y debemos seguir gritando para ser la voz de nuestros hijos y liberarnos de esta opresión pues el silencio nos ahoga.

Tenemos que perder el miedo al qué dirán, a la administración con sus funcionarios… miedo que nos atenaza y hace esclavos.

Tenemos que salir de la falsa zona de confort a la que nos acostumbramos para no tener problemas.

Tenemos que actuar siempre con compromiso y sin desfallecer hasta el final.

Tenemos que perseverar y ser firmes ante las muchas dificultades que se nos presentan.

Tenemos que luchar, denunciar y resistir para conseguir el derecho, la dignidad y la libertad.

Tenemos que llegar siempre hasta el final.

Tenemos que seguir, seguimos y seguiremos pues la inclusión es un proyecto de vida que nunca se termina y que a todos nos atañe.

Nos sobran los motivos para luchar y resistir, para defender los derechos y la dignidad. Fundamentalmente depende de nosotros  y no de los demás.

Ante la segregación y la exclusión educativa y social nuestra familia optó por la educación en casa con apoyos externos pues creemos que es la mejor senda, camino siempre complicado y difícil que no admite titubeos pero que merece la pena.

Todas las familias, todas, merecen nuestro respeto pues el camino transitado es único. Cada vez es más difícil escudarse en la ignorancia, sé valiente.

Concluyo con dos citas que siempre llevo grabadas:

“Es mejor morir de pie que vivir toda una vida arrodillado”. Emiliano Zapata.

“Ni nos domaron, ni nos doblaron ni nos van a domesticar”. Marcelino Camacho.

Seguimos…

Alejandro Calleja, padre de Rubén. 

Maneras de excluir

¿Qué es la evaluación psicopedagógica? 
Es el proceso, a través del cual, justificamos el orden establecido, contribuimos a no analizar lo que pasa y le pasa a la escuela, facilitando así, que no se cuestione el sistema, y, en cambio, hacemos ver que es el alumno el que no encaja:
“Este niño el año que viene aquí no lo quiero!”

“Ese del que te dicen ¿que no te lo llevarás de aquí?”

“El que chupa muchos recursos”

“Ese que tiene discapacidad cognitiva y además da problemas de conducta”
Maneras de excluir…
Sí, algunas personas hemos dicho BASTA YA!!, nos rebelamos y nos negamos a hacer lo que nos mandan sin rechistar, presentamos batalla, nos hacemos oír y damos “problemas”, somos incómodos, pero… ¿Cuánto tardará la siguiente evaluación psicopedagógica?
Tenemos que molestar conciencias

María José G Corell, orientadora.

ACOSO


Parece una palabra que está de moda…..

Dos días buscando la forma de expresar lo que pienso y siento. Ando como el monstruo de colores, enredada, afectada, sintiendo….

Quiero decir sin decir.

Hoy he visto a la madre, nudo en la garganta. ” Yo te lo conté”, tomando un café…

Angustia de andar en sus zapatos.

Hablemos con nuestros hijos, que expresen, que cuenten, que sientan. 

Yo ayer hablé con los míos. M no fue a clase. Hablamos, mucho.

” Nadie tiene que hacerte sentir mal, cuéntalo, estaremos ahí para apoyarte, siempre, porque eres lo más importante de nuestras vidas.

Y aunque digas  ya lo sé, quiero que lo vuelvas a escuchar, una y otra vez. Te queremos.

Tal y como eres.

Tal y como sientes…

Y si ves una situación que no es justa hacia otra persona, no mires hacia otro lado. Ponte  en sus zapatos. Se valiente.”

“Yo te lo conté”, tomando un café…..

María Endrino