El difícil camino de la inclusión 

El monte Taigeto fue utilizado por los espartanos para la ejecución de los recién nacidos con defectos físicos…

Ha pasado mucho tiempo desde que estas ejecuciones eran legales, reales y ordinarias. Hoy en día esta costumbre nos parece una barbaridad, inhumana y terrible.

Es verdad que hoy en día no se ejecutan a las personas por su diversidad pero sin embargo sí que se ejecutan muy normalmente condenas de muerte social con la aquiescencia de profesionales, administración y políticos.

La violación de derechos humanos fundamentales es una ejecución real pero incruenta por eso no molesta a esta sociedad en la que vivimos y en la que muchas personas por desgracia a duras penas sobreviven.

Desde el mismo momento de su nacimiento las personas con diversidad y sus familias empiezan a intuir de las enormes dificultades a las que tendrán que hacer frente.

Como sociedad moderna y civilizada la inclusión es un derecho en todos los aspectos de la vida: sanitario, educativo, laboral, social… aunque la realidad nos muestra que es una excepción lo que debiera ser norma.

Los espartanos aunque nos parezca una aberración eran coherentes con sus leyes y modo de vida y así actuaban. Nosotros que nos creemos una sociedad moderna y avanzada decimos defender los derechos humanos pero después permitimos que la realidad sea cruel e inhumana incumpliendo nuestras leyes fundamentales, la inclusión.

Quizás no sea una barbaridad pensar y decir que los civilizados son los espartanos y que nosotros en pleno siglo XXI somos los bárbaros e incoherentes por decir que defendemos lo que realmente por miedo o por confort dejamos de defender, nuestro derecho, nuestra dignidad y la de nuestros familiares.

A los traidores en la antigua Roma se les ejecutaba arrojándoles por la roca Tarpeya, quizás no hace falta actualmente que nadie nos arroje por ninguna roca pues con nuestro conformismo e inacción nos arrojamos nosotros mismos estando ya muertos en vida.

De nosotros depende luchar y resistir para no dejar que a nuestros familiares con diversidad les arrojen desde el actual monte Taigeto (pobreza, desigualdad, cosificación, deshumanización…) y que nosotros no seamos los traidores a los que nos empujen por la actual roca Tarpeya al quedarnos sin derechos y sin dignidad.

Alejandro Calleja

One thought on “El difícil camino de la inclusión 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s