La pecera

Texto extraído de Orgullo Loco Madrid

Nos llega esta preciosa ilustración acompañada de este texto titulado:“La pecera” 💜🎏

El cristal es frágil… también irreversible; como la pérdida de la confianza en alguien o de la inocencia.
Para mi la inocencia perdida, viene de un muro que sostengo. El mirar con los ojos abiertos a un mundo hecho de paneles y clasificaciones. En ese mundo yo soy… Motivo de burla o de temor. A ojos de los ignorantes, lo soy.
Sin embargo, aprendo a mirarme con orgullo y grabarlo a conciencia. Una loca orgullosa.
Porque el mundo se empeña en devaluarnos cada día.
Os voy a contar algo. Una experiencia propia, que abre mis emociones en canal y deja mi piel en carne viva.
Ese sentir sigue latente.
Y en él, asoma la rabia y las ganas de gritar mi nombre en este escrito… Y alguno más.
Renace la furia… El instinto de romper el cristal carcelero.
Puede que la palabra ayude.
Por ello, procedo a contaros lo que me ocurrió.
Sucedió en el 2011.
Estábamos en época de evaluaciones finales y dos profesoras, mi tutora y mi profesora de artístico, decidieron evaluarme en un lugar no habitual.
Me sentía como el pez que se deja arrastrar por el agua hasta la red. Su autoridad no me me impulsó a cuestionar… Aunque ganas no me faltaban.
Ese año había vivido una mala experiencia con esa profesora. Me vi humillada más de una vez por su parte en clase. Esas situaciones me afectaron mucho.
Volviendo a ese día, yo seguí sus pasos para ser evaluada en la biblioteca. Aguanté el mal trago como pude, con la sospecha de que había algo más.
Me faltaba el aire.
Aquel habitat de cristal no era casualidad; era una pecera.
Y yo era la presa; temida por la ignorancia de dos profesoras incompetentes.
Pero además, intuía algo más; algo peor. Hasta que pude saber que era. Me comunicaron sin ninguna empatía que iban a transmitir a todo el profesorado mi diagnóstico; esquizofrenia.
Me sentía violada. Aquella pecera de cristal se achicaba cada vez más… Y más. No podía respirar.
Peleaba con ellas, les rogaba que no me robaran mi intimidad. No encontré comprensión en sus miradas. Tan solo discriminación. Estaban determinadas con mi sentencia.
Me quedé sola. Salieron de la biblioteca para cumplir con su “cometido”. Sin contar con que no tenían mi consentimiento. Paralizada por la angustia me quedé ahogada en llanto, secándome las lágrimas… desnuda. Me sentía así. Y una multitud me miraba a través del cristal. Había terminado la charla en el salón de actos y los ojos de mis compañeros estaban puestos en mi.
Al rato, mi tutora y la de artístico, volvieron con una profesora. Alguien a quien recuerdo con cariño. Porque fue la única persona que me trató aquel día con respeto y empatía.
Me escuchó y me ayudó a recuperar el aire, en aquella crisis de ansiedad.
Finalmente y gracias a ella, todo se quedó ahí.
En mi entorno más cercano, me hablaron de denunciar, pero también me recordaron que me podía perjudicar, al hacerse eco.
Porque la esquizofrenia, así como otro tipo de diagnósticos, NO están aceptados en esta sociedad. Estamos tan estigmatizadas, que vivimos la ignorancia y la violencia ajena en nuestra piel, en nuestras heridas.
Me diagnosticaron esquizofrenia con 14 años.
Tenía 17 años cuando violaron mi intimidad y mi voluntad. Cuando agredieron mi integridad.
No denuncié.
Hoy lo hago y aún quema

One thought on “La pecera

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s