FeaturedEducación.

 

educacion.

Adhesiones al manifiesto:

[Para adherirte, escribe a educacionypunto19@gmail.com indicando tu nombre, apellidos y tu relación con la inclusión]

  1. Belén Jurado. “La habitación de Lucía” y “Proyecto Madres”, activista por una sociedad inclusiva.
  2. Alejandro Calleja Lucas. Activista por la inclusión.
  3. Paula Verde Francisco. “Mi mirada te hace grande”, activista por una sociedad inclusiva.
  4. Alicia García Canizalez. Activista por una sociedad inclusiva.
  5. Susana Fajardo. “Educación Digna para Todos ¡YA!”
  6. Marta Casal Cacharrón. Activista feminista, por una sociedad inclusiva.
  7. Fernanda Valdés Sánchez. “Educación Digna para Todos ¡YA!”
  8. Concha Casasnovas. “La cabeza del rinoceronte”, activista por una sociedad inclusiva.
  9. Ignacio Calderón Almendros. Universidad de Málaga.
  10. Mª José Gómez Corell. Orientadora educativa.
  11. Carmen Saavedra. “Cappaces”, activista por una escuela común y completa.
  12. María Luisa Fernández. “La mirada de Ángel”, por una sociedad inclusiva.
  13. Rubén Redondo. Padre.
  14. María Luisa Masero García. Madre.
  15. María Isabel Perogil Sabán. “Educación Digna para Todos ¡YA!”
  16. Carmen Moreno Olivera. Madre, defensora apasionada del derecho a educarnos juntos.
  17. Antonia Díaz Caído. “Educación digna para todos ¡YA!”
  18. Pedro Sánchez Paredes. “Educación Digna para todos ¡YA!”
  19. Sandra Fernández Carrera. Madre de una familia diversa.
  20. Loli Femenia. Madre de 2 niños con Autismo y Presidenta de la Asociacion Antenita y Olivian ONG
  21. Raúl R. López Reyes. “Orientación educativa sistémica”.
  22. Helena Domínguez Sánchez. Mamá azul para que la escuela sea una, para todos.
  23. Empar Reig Marco. Madre de una niña con una condición genética poco frecuente y docente.
  24. Jesús Berzosa Esteban. Maestro de Educación Primaria y padre.
  25. Juan G. Currás. Trabajador Social por la inclusión.
  26. María Luisa Alonso Rodríguez. Centro de educación especial concertado específico para personas con TEA.
  27. Mónica Martínez Sampietro. Fundadora de Crea-t Centro de Psicomotricidad y de la Fundación Centro Crea-t.
  28. Silvia Ramirez Ronda, autora del blog “Lactando en Diverso”, madre de dos, un niño y una niña, el mayor con autismo.
  29. Laura García Fernández. Educadora social.
  30. María del Carmen Camarero. Madre y maestra que lucha por una titulación que posibilite un futuro más allá de centros ocupacionales.
  31. Ana Solsona Prades. Creadora y activista de Disí (Diversidad, Sociedad inclusiva), madre luchadora.
  32. Fernando A. Caro Robleda. Papá azul, sin miedo a exigir el derecho de una educación de calidad inclusiva por derecho.
  33. Sissi Freire. Mujer y madre de una niña con diversidad funcional, activista por una sociedad inclusiva.
  34. Inmaculada Concepción Orozco Almario. Universidad de Sevilla.
  35. Blanca Carrasco Sierra. Madre.
  36. Silvia García Castellanos. Madre activista, convencida de los beneficios de una educación inclusiva y una sociedad donde tod@s tengamos los mismos derechos.
  37. Ana Elvira. Activista para una sociedad inclusiva y justa.
  38. Irma Iglesias Zuazola. Presidenta fundación Down 21 Chile, “Revolución inclusiva”.
  39. Ángeles Guamán. Madre y Educadora Especial.
  40. Mónica Cortés. Educadora, Activista, mamá y convencida de una única escuela que respete la diversidad humana.
  41. Gemma Fradejas Martínez. Mamá incansable y activista Somos Diversos.
  42. Irene Carranza Estévez. Orientadora educativa.
  43. Águeda Pérez. Madre, Fundación Auténticos.
  44. Cristina Martínez Sampietro. Directora de Crea-t Centro de Psicomotricidad y Fundadora de la Fundación Centro Crea-t.
  45. Lorena Gómez de la Fuente. Madre de un chaval de 2° de bachillerato que entiendo necesaria para todas y todos la educación inclusiva.
  46. Ana Neira. Madre, Blog “La pequeña Silvia”.
  47. María Belén Pérez Sanmartín. Educadora por una sociedad plural y rica.
  48. Montserrat Blanco Gutiérrez. Maestra de PT, tía de una persona con Nee, que tiene derecho a ser en la vida todo lo que quiera ser.
  49. Isabel Veiga Martínez. Madre, profesora de la ESO.
  50. Gema Seoane Morán. “Todos Sumamos Creando Inclusión”, activista por la justicia social y la inclusión.
  51. Maria Gironza. “Cazapeonzas”, Trabajamos por un mundo para todos.
  52. Soledad Carcelen Gandía. Familias por la inclusion educativa de Castilla la Mancha.
  53. Eva Candales. Madre, profesional de la educación física y amiga de personas especialmente maravillosas.
  54. Amaya Alcalde. Orientadora.
  55. Maria Lujan Angeli. Madre de 2 niños con autismo.
  56. Cintia Aires. Madre luchadora por hacer valer los derechos.
  57. Carmen Peteiro Bujan. La integración en la educación debe ir acompañada de la ayuda desinteresada que nace del corazón.
  58. Francisco Claudio Urbano Bohórquez. Discapacitado y activista por la inclusión de todos. #NoOneBehind
  59. María Jesús Magdaleno Pascual. Madre luchadora por la inclusión.
  60. Mari Carmen Álvarez. Asociación Todos Sumamos-Creando Inclusión.
  61. Nelia Sánchez Oviedo. Mamá resiliente y resistente.
  62. Alesander Tejera Martín. Con familia.
  63. Mirela Maximet. Una de las creadoras de DiSi, activista por la inclusión.
  64. Estela Martín Martín. Activista por los Derechos Humanos.
  65. Isabel María Ávila Fernández. Madre y tía de menores con diversidad funcional.
  66. Mayte Martínez Rodriguez. Madre, luchando por un futuro digno para todos.
  67. Belén García Ruiz. Luchadora incansable por una escuela para todos, activista por la inclusión.
  68. Ana de Ramón Bellver. Doble Equipo, activista educación, Inclusión y familia.
  69. José Luis Melero Matas. Defensor de una sociedad más inclusiva.
  70. M. Luisa Ávila Fernández. Madre y activista por una Inclusión Real Ya.
  71. Estrella Santos. Madre, luchando desde hace 4 años por el título de la ESO.
  72. Mónica Villaran Pérez. Mamá diversa, funcionaría de Justicia, activista en la lucha constante por la Inclusión.
  73. Elena Bermúdez Blanco. Activista por una inclusión Real ya!
  74. Mª Carmen La Osa Exojo. Madre de una niña diagnosticada TGD sin especificar que está cursando 4ª ESO con aspiración a titular.
  75. Irene De La Granja Muñoz. Maestra PT. Al lado y de la mano de personas adultas y niños y niñas con autismo y sus familias.
  76. Ana Isabel Fernandez. Madre.
  77. Diego Giráldez. Escritor y periodista.
  78. Bernardo Jordano de la Torre. Padre de dos niñas (increíbles) y Presidente Fundación Miaoquehago.
  79. Pilar López Pousada. Trabajadora de Atención Temprana.
  80. Patricia Jimenez. Madre de familia diversa, maravillosa, resiliente y resistente.
  81. Carlos Carral Fernández. Solo con la diversidad nos realizaremos completamente.
  82. Natalia Jurado Skok. Familiar de una niña con diversidad funcional.
  83. Isabel Reimundez Suárez. Concejalía Benestar Social e Igualdade, Concello de Sada, A Coruña.
  84. Luz Prada López. La sociedad es una sola con toda su diversidad y debe tener un reflejo en la educación.
  85. Laura López Pérez. Maestra de educación especial.
  86. María de los Ángeles Crespo Martín. Profesional de la Psicología Educativa por una sociedad inclusiva.
  87. Jorge Bueno. Padre.
  88. Maria Jose Llanos. “Educación digna para todos ya!”
  89. Manuel Villalobos Ponce. Maestro de Educación Primaria.
  90. Alejandro Duque Flores. Padre de un niño de 6 años con TGD y TEL.
  91. Lucía Bouzas Touriño. Mamá diversa en lucha para que se defienda, se practique y sea un derecho en igualdad, no un favor ni una casualidad.
  92. Sonia Castellanos. Madre en la diversidad, activista y voluntaria Argentina por la Inclusión escolar, social y laboral de personas con discapacidad.
  93. Antonio Márquez. Maestro de pedagogía inclusiva.
  94. Karina Milici. Activista de una de una sociedad inclusiva.
  95. Heike Freire. Pedagogia Verde, por una escuela biodiversa.
  96. Cristina López Santamarina. Madre especial en pie por una educación inclusiva real.
  97. María Amparo Rodríguez Lorenzo. Madre, lucho por la inclusión de tod@s. Por una educación inclusiva y de calidad.
  98. Matilde Vázquez Cea. Por una inclusión real.
  99. Roberto Prieto García. Activista por una escuela común y completa.
  100. Melissa Gutiérrez. Madre de Laura y luchadora por educarla.
  101. Jose Luis Aguirre. Activista por la igualdad de derechos de las personas con diversidad. Escuela PÚBLICA.
  102. Cristian Panadero Ortiz. Terapeuta ocupacional y fundador de ATO2.
  103. Celia Ballaltas Martín. Madre.
  104. María Luisa Payan Navacerrada. Diversa, Etiquetada e invitada a abandonar el sistema educativo. Integradora Social y estudiante de Pedagogía.
  105. María Guadalupe Saldaña Licona. Madre de dos niñas en edad escolar y preescolar, educadora y directora de un preescolar público.
  106. Marianella Macchiavello. Directora de la Institución Inclusiva El Shaddai.
  107. Eulalia Parra Mejías. Asociación *Emeritea* y miembro de la Plataforma del Voluntariado de Mérida.
  108. Raquel Camacho Lázaro. Madre de una niña de 6 años.
  109. María de los Santos Galindo Gómez. Madre de un chico con TEA de 16 años.
  110. Lourdes Prieto Granja. Madre de una chica con síndrome de Asperger.
  111. M Carmen Jiménez Gontán. Tengo una sobrina con síndrome de Down que no está recibiendo una educación inclusiva.
  112. Marta Soraya Vega Paino. Educadora y madre del TDA-H.
  113. Pamela Yañez Martinez. Asesora Educacional, Blog ComunidadesInclusivas
  114. Luis Miguel Redondo Prieto. Padre y luchador incansable contra la exclusión. “Todos Sumamos Creando Inclusión”.
  115. Lorena Calvo Ferrándiz. Maestra de Pedagogía Terapéutica, psicopedagoga, madre y activista por la educación pública, inclusiva y de calidad para tod@s. “Todos Sumamos Creando Inclusión”.
  116. Silvana Corso. Inclusión Educativa
  117. Alicia Queiro Pereira. Maestra de audición y lenguaje y madre de dos hijos, la mayor con diversidad funcional.
  118. Cristina Gómez Masiá. Madre, de un niño de 8 años con Síndrome Down y de otro de 7 años.
  119. Francisco Alcantud Marin. Padre y Profesor Universitario.
  120. Ana Pareja Arco. Madre de un chico con TEA de 15 aňos.
  121. Elvira Martínez Regos. TCAE, Feminista. Sin inclusión no es educación.
  122. Mariana Cadimar Izaguirre. Mamá de una niña de 6 años con síndrome de Down.
  123. Agustina Palacios. Directora Grupo de Investigación Interdisciplinario Discapacidad, Sociedad y Derechos Humanos, Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina.
  124. Conchi Somoza Torres. Asociación de Familias de peroas con paralise cerbral
  125. Ana Aguilar Cordero. Inclusión educativa para todos.
  126. Raúl García García. Padre de un niño que entre sus particularidades, una es el síndrome down. Miembro del consejo rector y consejo escolar de su colegio.
  127. Coral García Hortal. Psicóloga educativa.
  128. Rafi Tirado Blanque. Por una educación y punto.
  129. Odet Moliner. Universitat Jaume I.
  130. Beatriz Nicolás. Por una sociedad inclusiva.
  131. Maria Victoria Gómez Ares. A.T.E. y Psicóloga, luchando día a día por una inclusión real y para todos.
  132. Ana Rebollo Fidalgo. Madre y profesora, por una educación inclusiva YA.
  133. Fernanda Pardo. Educación social.
  134. Mercedes Giménez Alvir. Madre de tres hijos van a un colegio en el que se apuesta por la inclusión, voluntaria de ASPANDI.
  135. Moisés Valencia García. Padre de Víctor e Isaac, Maestro en Educación Musical y Primaria de la Consejería de Educación de la Región de Murcia.
  136. Mar Escobar. Madre de una chica y tres chicos. Por una sociedad inclusiva, porque entre todxs sí se puede.
  137. Elvira Elvas Romero. Por una educación digna!
  138. Plataforma Ciudadana ILP Escolarización Inclusiva (Adhesión Colectiva)
  139. Ainhoa Yáñez Preciado. Madre y Maestra en la escuela pública.
  140. Azucena Ortega Perez. Activista gracias a mi hijo en los Derechos humanos de la diversidad humana, luchando con vosotros por la Divertad y Respeto.
  141. Miguel Ángel Yebra. Legítimo propietario de un sentimiento apodado NORMALIDAD. Los que unos llaman inclusión, yo lo llamo normalidad.
  142. Pilar Pérez Ouro. Por una verdadera y única escuela para todos.
  143. Rebeca Llaguno, madre de 3 hijos, el mayor con TEA. Lo ideal, lo lógico, sería poder llevar a los 3 al mismo colegio.
  144. Olga Pau Viñas. Madre.
  145. Belén Zaragoza. Orientadora educativa.
  146. Encarna Ferrándiz. Orientadora educativa.
  147. Eulalia Arabia Gomez. Tía. Tiene derecho a una educación inclusiva de calidad.
  148. Mari Carmen Illán Macanás. Madre de una niña con diversidad funcional y una enfermedad neurológica rara. Siempre luchando por su felicidad.
  149. Chus Domínguez Senlle. Madre diversa.
  150. Daniel Segura Elorza. Por una educación inclusiva y menos competitiva.
  151. Eulalia Arnaiz Gomez. Activista por una educación inclusiva.
  152. Ana Rodriguez Rozados. Madre de dos hijos. La educación  es la base para  iniciar cualquier cambio.
  153. Susana Jiménez Jiménez. Madre.
  154. María Fernández de Sanmamed Maneiro. Maestra de educación infantil.
  155. Laura Garcia Ruiz. Madre de dos niñas en edad escolar. Down Sevilla y Provincia.
  156. Mari Carmen Muñoz Alcocer. Mamá de isaac, con TGD tel y Transtorno Grave de Conducta.
  157. Alicia Marco. Profesional del Neurodesarrollo, desde siempre creyendo en la inclusión de todos.
  158. Marian Calero Torres. Sin inclusión no llegamos a todos.
  159. Mercedes Navarro. Madre, defensora de una Escuela Única para Todos.
  160. Silvia Mayol Sánchez. Presidenta de AMPA y mamá activista por la inclusión y los derechos humanos.
  161. Isabel Bermejo Martín. Terapeuta Ocupacional, lucha por la inclusión de las personas con necesidades complejas.
  162. Adriana Montes Megias. Deseo igualdad en relación a la discapacidad.
  163. Maria José González Sarasola. Madre.
  164. María Teresa López Pérez. Maestra jubilada.
  165. José León. Padre.
  166. Rosa María Clavell García. Cofundadora de la Asociación Pitiusa por la Inclusión Educativa y Social.
  167. María do Mar Hermida Pico. Todas somos iguais e temos os mesmos dereitos.
  168. Sonia Mateo Larred. Madre.
  169. Jesús Marron Fernandez. Padre.
  170. Yolanda Pérez Freijeiro. ATE (Auxiliar técnico educativo).
  171. Sara Rubio Ayuso. Terapeuta Ocupacional.
  172. Blanca Francés Rodríguez. Por una escuela y un mundo inclusivo.
  173. Pablo Ces Rioboo. Pai de alumnos.
  174. Antonio Humberto Gálvez Pérez. Ciudadano y padre de un niño con Autismo, epilepsia… y una chica con TDA.
  175. Susana Pérez Vilariño. Responsable del área de Inclusión educativa de Teima Down Ferrol, activista de la inclusión como derecho, como principio y como fin.
  176. María Carmen Porrero Sobrino. Madre de un niño con síndrome de down con 13 años.
  177. Coral Hortal Japón. Activista por los derechos de las personas con diversidad funcional.
  178. Miguel Mendoza. Fundación para el Estudiante Universitario con Discapacidad (FEUDIS), Caracas, Venezuela.
  179. Alejandro Blanco. Fundación para el Estudiante Universitario con Discapacidad (FEUDIS), Caracas, Venezuela.
  180. María Patricia Biront. Madre, miembro fundador de A.S.D.R.A.. Activista por los Derechos Humanos y por una Sociedad inclusiva.
  181. Miguel Hernández Nores. Maestro de la Escuela Pública, buscando eliminar barreras y generar mejores oportunidades para todas.
  182. Maia Mondragon Etxaniz. Orientadora.
  183. Ana María Fernández Fernández. Mai de un neno con síndrome de Down.
  184. Gaud Fleury. Madre, deseando colegios inclusivos y respetuosos de la diversidad.
  185. Lorena Bello. Tía, y a favor de la inclusión en todos los ámbitos, educacional, laboral, deportivo. “Todos Sumamos Creando Inclusión”.
  186. Mónica María González Pigliacampo. Madre neuridiversa de un peke neuridiverso.
  187. Irina Mercader. Por una inclusión real, una educación para todas y todos.
  188. Olga Galve. Madre, en la lucha del derecho educación y punto.
  189. Sonia González Gil. Por una educación inclusiva y de calidad.
  190. Silvia Rodríguez. Psicóloga y mamá de dos niños tan únicos y diferentes como cualquier otro/a.
  191. Carmen Lopez Bernardez. Mamá de 2 niños maravillosos.
  192. Juan Marí-Mayans Gómez de la Serna. Activista por la inclusión.
  193. Maite Hernández Estévez. Luchadora Infatigable por los derechos de mi hija. Por una Escuela que no estigmatice a las personas por sus diferencias.
  194. Eva Franesqui. Por una educación de calidad para tod@s.
  195. Gema Bordallo Flor. Madre de tres niños, uno de ellos con autismo. El mundo es de TODOS y TODOS tenemos mucho que aprender y que enseñar a los demás.
  196. Sonia Sanchis. Madre de 4 niños y me gustaría adherirme al proyecto para conseguir una escuela inclusiva para ellos y tod@s l@s niñ@s.
  197. Laly Luna Tortonda. Madre de un alumno de 18 años con TEA.
  198. Conchi Sierra. Mama azul, presidenta de la Asociación Activando.
    Por una educación igualitaria y de calidad YA.
  199. Reme Herrero Mompó. Profesora inclusiva.
  200. Nieves Taboada Sanchez. Madre de un niño con SPG 50. Por un educación de calidad para tod@s.
  201. Sara Reimòndez Prieto. Logopeda y Maestra de Audición y Lenguaje. Tía.
  202. Chema Álvarez Rodríguez. Profesor FP del Ciclo Formativo Técnico de Atención a Personas en Situación de Dependencia.
  203. Pablo Solsona Prades. Hermano de madre luchadora.
  204. Mercedes Bernal Márquez. Maestra y madre, defensora apasionada de una escuela completa donde se respeten los derechos de todos.
  205. María Milagros Mourelle Blanco. Madre de Matías con PCI y TEA. Defensora de la Educación de Calidad, inclusiva y diversa, como la vida, con los recursos necesarios.
  206. Eva Cortina Tirado.  Feminista. Sin educación ni inclusión no hay razón.
  207. Estrella Solsona Prades.
  208. Laura de Prado Padierna. Madre de un niño TEA y profesora de educación secundaria. Por una formación y sensibilización del profesorado.
  209. Sandra Moreno Quintanilla. Periodista concienciada.
  210. Leticia Bango. Mamá. Que todos seamos diferentes es de lo más normal.
  211. Paz Boira. Dibujante de novela gráfica. Arteterapeuta, miembro de la asamblea conviure amb diversitat y fundadora del colectivo La Cabanya.
  212. María Oñez Martín. Madre.
  213. Belén Blanco. Abuela de un chico con TEA
  214. Marisa Saavedra Muñoz.Trabajadora social, activista por la justicia y la igualdad de derechos.
  215. José Tomás García González. Técnico en Integración Social de alumnado con TEA.
  216. Ana Cerezo. Mamá luchadora e incansable de los derechos de inclusión. Creadora y activista de Disi ( Diversidad Sociedad Inclusiva).
  217. Carlos Pajuelo Moran. Orientador.
  218. Dora de Miguel Hernández. Profesora de Creatividad y Expresión Dramática. Activista por la inclusión.
  219. Cristina Palacios Castro. Mamá de una niña trans y presidenta de ARELAS, asociación de familias de menores trans.
  220. Susana Vila. Maestra optimista y apasionada que defiende una sociedad cada día mas equitativa.
  221. Sandra Illescas Lorca. Estudiante de psicología.
  222. Manuel Pan. Padre de una niña que quisieron llevar a un centro que no le pertenecía por tener PC, hoy es un ejemplo en su cole y sobre todo una mas.
  223. David González Gándara. Orientador en primaria.
  224. Mª Carmen de las Heras López. Soñadora de una sociedad inclusiva.
  225. Serafín Escalona Heredia. Soñador de una educación digna para tod@s.
  226. Raluca Aurelia Neagu. Si uno no lo vive, no se le enseña como es vivir de otra manera.
  227. Ana Angulo Fernández – Pacheco. Orientadora educativa.
  228. Alberto Martínez. Padre de niño diagnosticado de TDAH y TEA.
  229. Adriana PARRAGA Megias. Luchadora, activista, utópica y creadora de DISI (Diversidad, Sociedad Inclusiva)
  230. Maricarmen Fernández Retamosa. Madre de Clara, creadora del blog “Para Clara”, e inmersa en que reconozcan sus derechos, no como si fueran favores.
  231. Segundo Fontao. Pia dunha nena e dun neno.
  232. M Teresa Mora Calvo. Una madre que lucha por una educación inclusiva real.
  233. Virginia Durán García. Madre y educadora.
  234. Vanesa Reyes Romero. Madre de un niño con Síndrome de Tourette.
  235. Ana Isabel López Ballarín. Madre de estudiante de primaria normotípica.
  236. Silvia Bascuñana Pérez. Madre de un niño de 4 años con T.E.A.
  237. María García-Consuegra. Estudiante de psicología.
  238. Carlos Álvarez Ávila.
  239. Maria Soledad Nogueira Marta. Mamá azul por una escuela en la que se exista el derecho a ser diferente.
  240. Loli Martínez. Madre de una niña de 6 años comprometida para que todas las niñas y niños tengan una educación extraordinaria!
  241. Sandra Pérez Tébar. Maestra, psicóloga y futura orientadora educativa por los derechos humanos.
  242. Ana Cristina Moreno León. Maestra de E.E.
  243. Monica Laso Suarez. Mami Luchadora incansable por la inclusión.
  244. Pilar Lima Gozalvez. Senadora Territorial por la Comunidad Valenciana
    Grupo Parlamentario Unidas Podemos-En Comú Podem-En Marea.
  245. Mª José Martínez Cabero. Es maravilloso incluir a todos y todo!!
  246. Ramon Mancheño Oña. Padre. Defensor de los derechos de mi hijo.
  247. Antonio González Pérez. Director de un centro público que aspira a ser inclusivo.
  248. Lola Hernández Gallardo. “Animales, Amor, Amistad”, divulgadora por una humanidad que acepta, incluye y comparte. Madre de dos jóvenes adolescentes.
  249. María Jiménez Martí. Educadora Social, Psicopedagoga y estudiante de Magisterio.
  250. Noelia Menéndez. Madre de Manu, con síndrome de Down y creadora del blog “Me sobra un cromosoma”, actualmente en primero de Magisterio.
  251. Ana Varela. Madre.
  252. Rebeca Franco. Madrina de Lisar do. Por una sociedad inclusiva.
  253. Africa Ferreiro Gironés. Madre de dos niños con distrofia muscular de Steiner, miembro de ASEM asociacion de enfermos de enfermedades neuro-musculares.
  254. Marta Cabello Hervera. Madre de #PolPetit, activista autismoS.
  255. M.Carmen Miguel,  madre de un niño con diversidad funcional. Luchando por una inclusión real.
  256. Virginio Rubio. Tío.
  257. Antonia García Calle. Activista feminista, madre de dos hijos. Por una escuela pública e inclusiva para todas y todos.
  258. M. Carmen Gontán Morales. Abuela.
  259. Estrella Solsona. Diversidad educación Inclusiva.
  260. Inma Garcia. “Por una sociedad inclusiva”.
  261. Juan Dorado Outeda. Padre de un chico con TEA.
  262. Manuel Exposito Bautista. Familiar de una persona con autismo, por su inclusión en la sociedad.
  263. Inma Albiach Sancho. Familiar de una persona con autismo, por su inclusión en la sociedad.
  264. Mireia Exposito Albiach. Familiar de una persona con autismo, por su inclusión en la sociedad.
  265. Maria Lois. Profesora de FP básica, activista por educación inclusiva real YA.
  266. Gabriela Santuccione. Miembro del equipo coordinador de Grupo Artículo 24 por la Educación Inclusiva (Argentina), una coalición de más de 160 organizaciones de la sociedad civil.
  267. Manuel Navas Aguado. Familiar de una persona con autismo. Quiero y lucho por su inclusión  en la sociedad.
  268. Eva María Fernández Martínez. Educación Digna para todos y todas ya.
  269. Maria Dolores Montes. Mamá de dos niños.
  270. Ana María Fernández Páez. Activista por una Educación inclusiva.
  271. Ignacio Campoy Cervera. Instituto de Derechos Humanos “Bartolomé de las Casas” de la Universidad Carlos III de Madrid.
  272. María Amparo Navas. Tía de una persona con autismo y quiero su inclusión en la sociedad.
  273. Manuel Navas Artesero. Tío Familiar de una persona con autismo. Quiero su inclusión en la sociedad.
  274. Lisardo Fernández Conde. Educador en centro de educación especial.
  275. Susana Del Barco. Maestra. Creo en la educación inclusiva, para tod@s.
  276. Charo Martín-Arroyo Neva. Por ti. Por todos.
  277. Carmen Máximo Torres. Profesora de Apoyo y madre de dos hijos con AACC, uno de ellos, fracaso escolar.
  278. Sandra Saavedra Lorenzo. Todos somos diferentes por lo tanto, todos somos iguales.
  279. Marigel López. Sociedad inclusiva. Educación inclusiva.
  280. Cristina Agud. Blog petitsretallsdevida. Madre de una preciosa niña, activista por la educación inclusiva. Luchando día a día para que sea realidad.
  281. Educación Digna Para Todos (Adhesión Colectiva)
  282. Juan Exposito Majon. Familiar de una persona con autismo, para su inclusión social.
  283. Maria del Carmen Exposito Majon. Familiar de una persona con autismo, para su inclusión social.
  284. Eva Maria Exposito Martinez. Familiar de una persona con autismo, para su inclusión social.
  285. Christian Espert Ferrer. Familiar de una persona con autismo, para su inclusión social.
  286. Esther Exposito Bautista. Familiar de una persona con autismo, para su inclusión social.
  287. Ana Roman Arenas. Luchando por la inclusión desde que tengo memoria. Discapacitada visual y madre de una niña de 10 años con TEA Asperger.
  288. Eva María Rodríguez Torrado. Madre TEA.
  289. Jaime J. Chiner. Conseller de FAMPA Valencia.
  290. Mario Antonio Choy Paz Soldan. Conseller y presidente de la Comarca Horta Sud de FAMPA Valencia.
  291. Amparo Botella Alonso. Maestra de educación Infantil.
  292. Sergio Maroto Navas. Familiar de una persona con autismo, quiero  su inclusión en la sociedad.
  293. María Navas Torres. Terapia Ocupacional.
  294. Tomás Martínez Orts. Papá de una persona con autismo.  Viva la inclusión.
  295. Inmaculada Antequera Navas. Familiar de una persona con autismo. Quiero y lucho por su inclusión  en la sociedad.
  296. Joanna Navas Artesero. Tengo un hijo con autismo. Tiene 9 años y la inclusión es muy importante para su bienestar social y educación.
  297. Rosa María Romero Blanco. Maestra de Educación Primaria en centros públicos de la Comunidad de Madrid.
  298. Esther Chumillas Moreno. Psicopedagoga y maestra con diversidad funcional  que quiere que todo el mundo sea, esté y participe en la sociedad.
  299. Sonia Romero. Madre activista de la inclusión por derecho y defensora de la diversidad como valor.
  300. Charo Bañobre González. Madre diversa y profesora de secundaria. Por una educación y una sociedad que respete la diversidad.
  301. Virginia Ramos. Madre.
  302. Cristina Pérez Castaño. Educación Digna para Todos ¡YA!
  303. Maria Soledad Garcia Penalta. Madre de un chico con síndrome de Asperger y gerente de ASPERGA (Asociación Galega de Asperger).
  304. Sonsoles Mosteiro Sigüenza. Terapeuta ocupacional en ASPERGA (Santiago de Compostela), iniciando el proyecto “Ocupacións Significativas”.
  305. Mar Vieites Alonso. Mamá soñadora de un mundo con inclusión REAL, que sólo llegará a través de la educación.
  306. César Giménez Sánchez. Hermano y amigo. Se debe mirar todo como un proceso global, no hay que encapsularnos más de lo que ya lo hacen.
  307. Francisca Aurora León Megias. Madre de cuatro niños.
  308. Olivier Sánchez. Padre de una niña de 8 años con síndrome de Down.
  309. Francisca Besó Mari.
  310. Diana Nieto. PT, AL y Experta en Atención temprana. Apuesto y creo en una escuela en calidad.
  311. Sara Espinosa Tejedor. Profesora y PT a favor de la inclusión.
  312. Maite Hernández Estévez.  Madre. Luchadora infatigable por la Inclusión en todos lo ámbitos de la sociedad.
  313. Noemi Seguí. Integradora social y activista por los DDHH, miembro de Obrim Fronteres València.
  314. Lourdes Crespo Tarazón (Presidenta de la Federación de Asociaciones de Solidaridad con el Pueblo Saharaui del País Valencià). Educación Justa para todas.
  315. Ana Sanchez Bello. Activista por un mundo para tod@s.
  316. María García Reina. Madre de una niña con TEA.
  317. Diana Farzaneh Peña. Maestra e investigadora integrante del grupo de investigación de la UMA HUM- 246 y del grupo de profesorado del Proyecto Roma.
  318. Laura Jurado Aliseda. Maestra de Educación Infantil y PT. Activista por una educación inclusiva real.
  319. Mila Artesero Auñon. Abuela de una persona con autismo. Quiero la inclusión de mi nieto en la sociedad.
  320. Gregorio Navas Barchino. Abuelo de una persona con autismo. Quiero la inclusión de mi nieto en colegios, Instituto….
  321. Daniel Maroto Navas. Familiar de una persona con autismo. Urge una inclusión verdadera en la sociedad, luchemos por ella.
  322. David Martínez Navas. Tengo autismo y las personas con autismo pedimos una educación  inclusiva, ya que es un derecho.
  323. Emma Mª Seoane UZAL. Madre, trabajadora social, terapeuta familiar.
  324. Silvia Maroto Navas. Familiar, quiero su inclusion en la sociedad.
  325. Margarita Alonso Guevara. Miembro Foro Vida Independiente y Divertat.
  326. María Dolores Haro Martínez.  Madre.
  327. Antonio López Pérez. Padre.
  328. Papa Balla Ndong. Coordinador Curso de Capacitación para atender a personas con Diversidad Funcional.
  329. Mariola Rueda. Madre de joven con diversidad intelectual y activista por los derechos de las personas con diversidad funcional. Asesora de Solcom.
  330. José Antonio Nóvoa. Activista de derechos humanos y vida independiente.
  331. Fidel Rozalem Suárez. Padre y hermano. Educación digna para todos YA!
  332. Diego Rubio Cano. Padre viviendo con una niña que tiene Síndrome de Williams es maravilloso, blog EL REGALO NÚMERO 7.
  333. Soraya Carmona Extremera. Mamá y Educadora Infantil o mejor dicho acompañante de grandes maestros.
  334. Mar Álvarez Carballo. Madre activista por los derechistas humanos. Asociación Solcom lucha por la divertad Dignidad y Libertad.
  335. Gabriela Rodriguez. Musicoterapeuta y creadora de Musiadapta.
  336. Verónica Gutiérrez. Madre de chico Asperger. Socia y vocal en Asociación Asperger Baleares.
  337. Miguel Angel García Martínez. Padre de un niño con síndrome de Williams.
  338. María del Carmen Fernández Campos. Madre.
  339. Nieves Cebrián Rodenas. Psicóloga y directora de un centro de atención a personas con discapacidad.
  340. Cristina López Alonso. Madre de un hijo que tiene Parálisis Cerebral, la inclusión es una meta a la cual hay que llegar pese a todos los obstáculos que nos pongan.
  341. María Arce. Activista por una educación inclusiva.
  342. Herminia Barcia Pérez. Madre de un niño con autismo.
  343. Nuria García Galeón. Madre de niño con autismo y profesora de secundaria.
  344. Susana Camacho Casas. Madre de un niño con TEA de 12 años que acude a un aula TEA de un centro preferente donde no existe la inclusión.
  345. Sara Navas Álvarez estudiante medicina. Prima. Quiero una inclusión para mi primo en todos los ámbitos.
  346. Karin Schröder Eberbach. Mamá de tres hijas, Educadora y Coach Ontológico. Lo mío es pasión por la diferencia.
  347. Miguel Ángel Martín Fernández. Maestro de educación especial. Defensor de los derechos de los niños y de una sociedad mejor.
  348. Domitila Navarro Sánchez. Abuela de una nieta con síndrome de Down.
  349. Ana María Pallicer. Madre de un niño con Síndrome de Williams, deseando que se haga realidad la inclusión en todos los ámbitos de la vida!
  350. Carmen García Ballesteros. Madre de un niño (con autismo), por la diversidad  y una educación  inclusiva.
  351. Soledad Mochales. Psicóloga. Convencida de que la diversidad enriquece.
  352. Guadalupe Nauda. Activista, defensora de los derechos humanos y militante activa en podemos Ibiza.
  353. Lydia Corral Rodríguez. Madre, luchando por la inclusión como un deber no como un favor. Queremos que se respeten nuestros derechos!
  354. Francisco Javier Martin Ojeda. Maestro de educación Especial.
  355. Rosa González González. Madre, defensora de la igualdad de oportunidades y la belleza de la diversidad como ocasión de crecimiento.
  356. Trinidad Fernández Mahugo.
  357. José Antonio Espinosa Pérez. Activista por la plena inclusión de las personas con diversidad funcional.
  358. María Rodríguez. “Cinco Sentidos y Medio”. Madre. Activista por una sociedad inclusiva.
  359. Laura Frau Tomas. Asociación Edu-k.
  360. Mari Cruz Martínez Ayala. Tía de una persona con autismo. Quiero una sociedad inclusiva para mi sobrino.
  361. Nicolás Navas Barchino. Tío de una persona con autismo.  Quiero la inclusión de mi sobrino porque es su derecho.
  362. Aleix Vicente Solsona. Joven diverso que quiere demostrar que se puede.
  363. Ana Suárez. Presidenta de la Asociación ANY (Ayuda a Niños como Yo). Maestra y Mamá de una chica con diversidad funcional.
  364. Lucia Rubio Solsona. Inclusion ya!
  365. Gema Mestre Boscá. Orientadora educativa en la CV.
  366. Estrella Rubio Solsona. Diversidad, inclusión, visibilidad.
  367. Antonio Robreño Canaleta. Padre de un precioso niño con s. Down y TEA.
  368. María José García Donaire. Soy madre de una persona con síndrome de Down. He sido maestra. Tuve claro, que sería “educación y punto”, para él y demás alumnado.
  369. Natalia Torres Cardona. Madre de 2 niños, convencida de que otra educación es posible.
  370. Lara López Pena. Madre y docente.
  371. Teresa Peñalver. Madre y Defensora de la educación inclusiva. Todos tenemos derecho, todos diferentes.
  372. Isidro Collados. Profesor de secundaria. Porqué creo en la educación inclusiva.
  373. Pilar Parejo Murillo. Mamá de una niña con síndrome de Williams y muchas ganas de aprender.
  374. Carmen Serrano Pozo. Maestra de PT, sueño con un sistema educativo por y para todos/as.
  375. Javier Rodríguez. Padrino.  Incluir es sumar.
  376. Manu Porteiro.
  377. Juana Caballero Andújar. Amiga. Por una sociedad inclusiva.
  378. Victor M. Alias. Presidente Asociación SUPerando y convencido de que la diversidad nos enriquece.
  379. Marga Sanchís. Familiar de una persona con autismo, y queremos su inclusión en la sociedad.
  380. Nayara Sanchís. Familiar de una persona con autismo, y queremos su inclusión en la sociedad.
  381. Cari Camarero. Mestra PT xubilada.  Por un mundo igualitario con diferencias.
  382. Lola Murillo Perez. Derechos Humanos Ya!!
  383. Amparo Artesero Plata. Familiar de una persona con autismo. Para una sola escuela para todos YA!
  384. VI Andalucía – Asociación Vida Independiente Andalucía (Adhesión colectiva).
  385. Joana Plata López. Psicóloga y familiar. Quiero su inclusión en la sociedad.
  386. María Redondo. Por una escuela para todos.
  387. Carmen Álvarez Vázquez. Madre.
  388. María Aroa Sanchez Polo. Madre de un niño con síndrome de Williams.
  389. Juan Carlos Medina Pous. Tío de una persona con autismo. Quiero la inclusión de mi sobrino en esta sociedad.
  390. Carlos Medina Navas. Estudiante y primo de una persona con autismo. Quiero su inclusión en la sociedad.
  391. Paula Medina Navas. Estudiante y prima de una persona con autismo. Quiero la inclusión en esta sociedad.
  392. Marian Navas Martínez. Prima. Quiero y deseo su inclusión.
  393. Sonia Cuenca García. Profesora de FP, de Servicios a la Comunidad, comprometida con la Educación Inclusiva.
  394. Sandra Benet Carlos. Mama de un niño de 7 años con diagnóstico Tea.
  395. Mari Cruz Navas Martinez. Por una sociedad inclusiva.
  396. Manuel Navas Barchino. Tío de una persona con autismo. Pido la inclusión de mi sobrino en esta sociedad.  Es un derecho.
  397. María del Mar Álvarez Padilla. Tía de una persona con autismo. Quiero la inclusión de mi sobrino en esta sociedad.
  398. Juan Navas Barchino. Tío de una persona con autismo. Quiero y pido la inclusión de mi sobrino.
  399. Ana Belen Rodriguez del Ramo. Por una sociedad que incluya la diversidad.
  400. Gabriel Muñoz Oliver. Por una sociedad que incluya la diversidad.
  401. Juan Maroto Torres. Tío de una persona con autismo. Quiero una sociedad inclusiva para mi sobrino YA.
  402. Margarita Navas Barchino. Tía de una persona con autismo. Quiero y deseo la inclusión de mi sobrino en esta sociedad.
  403. Leo Granados Molina. Tía de una persona con autismo. Quiero la inclusión de mi sobrino en esta sociedad.
  404. Juan Navas Aguado. Familiar de una persona con autismo. La inclusión de mi primo es un derecho.
  405. Ana Belen Rodriguez del Ramo. Quiero que mi hija se eduque en igualdad en todos los aspectos de su vida.
  406. Cristina Aguado Calderón. Tía Familiar de una persona con autismo. Quiero la inclusión de mi sobrino porque es un Derecho.
  407. María Carmen López Marcos.
  408. Silvia González Jurado. Mamá de una niña con Síndrome de Williams.
  409. Juan Antonio Vicente Prades.
  410. M. Ángeles López Romero. Orientadora escolar.
  411. Jesús Mª González Martínez. Músico activista por una sociedad inclusiva.
  412. Juanita Miguel. Supervisora Escolar de Educación Especial.  Activista a favor de la Inclusión.
  413. Rubén Spinacci. Actor, director y pedagogo.
  414. Antònia Deyá Oliver. Maestra de Educación Primaria y maestra de AL. Me duele ver sufrir a los niños!
  415. Anna Lopez Campoy. Presidenta Fundadora de la Asociación de padres de afectados por Tdah y trastornos del Neurodesarrollo TDAH VALLES.
  416. Soledad Peris Gallego.
  417. Héctor Moratiel Rejas. Activista por la inclusión. Asociación Somos Diversos de León.
  418. María Garrido Poveda. Educadora de personas con discapacidad intelectual aunqe soy PT y lucho como puedo por la inclusión y la igualdad!
  419. Almudena Feria Pernas. TEActivista y defensora de la inclusión. Madre de Miguel y Pedro, con TEA y TDAH.
  420. Lola López. Bailarina y activista sobre ruedas.
  421. Raquel González Lupeña. Madre de una persona de 29 años con TEA, ya nunca tendrá la oportunidad de escuela inclusiva.
  422. Rafi Tirado Blanque. Madre de un niño de 13 años con diversidad funcional.
  423. Marta Galvez Rojas. Trabajadora de atención temprana. Siempre por la inclusión en todos los ámbitos de la vida.
  424. María José Ariza. Madre de peque con Tea, con suerte hasta la fecha de tener un cole ya no inclusivo, sino integrador, junt@s somos más somos mejores.
  425. Maria Angeles Alonso Fernández. Mama de dos niños con distrofia muscular de Duchenne.
  426. Manuel Huertas Herrera. Padre de un chico con síndrome de Williams (14 años).
  427. Julián Guillén Rodríguez. Integrador Social en un centro de atención a personas con discapacidad intelectual.
  428. Arantxa Antón Fuentes. Madre de dos niños, uno con Síndrome de Williams y escolarizado en ordinaria con apoyos. Quiero que los dos tengan su sitio en un única escuela para todos.
  429. Toñi López Rodríguez. Educación Digna para todos, ya! Miembro de asociación “Emeritea” Lucha por la inclusión.
  430. Patricia Almazan. Madre de un niño con Síndrome de Williams. Luchando día a día por un sociedad de inclusión y digna! 
  431. Verónica Piqueras Gómez. Técnica de integración social con personas con enfermedad mental y potenciadora de su empoderamiento.
  432. Maria Dolores Jiménez Barchino. Familiar de una persona con autismo. Quiero su inclusión en la sociedad.
  433. Juan Jurado. Abuelo.
  434. María Herruzo. Abuela.
  435. Juan Antonio Jurado. Hermano.
  436. Vanesa Lima Lopes. Madre.
  437. Santi Márquez Cortes. Amiga de unos padres maravillosos y luchadores.
  438. Marta Sebastián. Madre, pragmática, pacifista y optimista. Defensora de los derechos humanos de todas y cada una de las personas.
  439. M. Koldobike Velasco Vázquez. Trabajadora social y de las que piensan que la educación es de todas o no es de nadie.
  440. Asociación Canaria de Economía alternativa (Adhesión Colectiva).
  441. REDESSCAN: Red Canaria en defensa de los derechos sociales (Adhesión Colectiva).
  442. Ana Veredas. Apoyo incondicional por una sociedad inclusiva.
  443. Pepa García García. Madre. Miembro de APANEE de Torrevieja.
  444. Trinidad Marrone, Lic. en Psicopedagogía. Ser humana.
  445. Cristina Labarta Ferrer. Madre de un niño con TDAH (Torrevieja).
  446. Cristina Jurado. “Por una educación inclusiva y digna”.
  447. Candelaria Lencina Juárez. Miembro de la Asociación de Familias por la Inclusión Educativa de Castilla La Mancha.
  448. Juan Antonio Conde Palomares. Padre de un niño diagnosticado y TEA, acude a  colegio “ordinario”.
  449. Alejandro Rodríguez-Picavea Matilla. Activista y miembro del FVID, asesor de SOLCOM.
  450. Emma Alite Ruiz.  Madre de una niña con dislexia y TDA.
  451. Cibrán Feijoo Formoso. Padre de una niña con discapacidad.
  452. Paz Guzmán López. Orientadora Educativa.
  453. Macarena García Heredia.  Orientadora  educativa.
  454. Rubén Calleja Loma. Lucha por la defensa de sus derechos y dignidad.
  455. Lucía Loma Luis. Madre inclusiva y diversa.
  456. David Calleja Loma. Hermano que vive día a día la lucha por la inclusión.
  457. Nieves Loma Luis. Tía comprometida con la inclusión de su sobrino. 
  458. Adela Luis Alonso. Abuela que vive la inclusión.
  459. Mercedes Alcántara Carrillo. Persona con diversidad funcional.
  460. Alex Sotelo. Padre de un niño de nueve años con diversidad funcional luchando por una inclusión real.
  461. Ismael Llorens Santamaría. Activista por los Derechos Humanos y la Vida Independiente.
  462. Manuel Perez Garcia. Discapacidad.
  463. Andreu Vicente Solsona. Activista y hermano, concienciado y convencido de conseguir una educación inclusiva y con derechos para todas/os.
  464. Pepe Fernandez Écija. Persona con discapacidad y defensor de los derechos de las personas con discapacidad.
  465. Vanessa Tello Olmos. Mamá guerrera.
  466. Raúl Gijón Rodríguez. Maestro.
  467. María Remedios Parraga Megias. Maestra de Pedagogía Terapéutica que apuesta por una escuela para todos.
  468. Marta Navas Álvarez.  Farmacéutica y prima de un niño con autismo. Es necesaria su inclusión en la sociedad.
  469. Antonia Martínez Sánchez.
  470. Julieta Verónica Fernández. Madre de una niña con Síndrome de Down.
  471. Raquel Aguirre Martín. Miembro del “Foro de Vida Independiente”.
  472. Esther Gómez González. Maestra de educación especial y PTSC en CPEE de la Comunidad de Madrid.
  473. Rosa Carratalá. Madre. Por la inclusión si o sí!!
  474. Tona Requena Collado. Maestra de corazón.
  475. María José Hidalgo Iglesias. Madre de un chico de 12 años diagnosticado Síndrome de Asperger, pertenecemos a ASSA (Asociación Sevillana Síndrome de Asperger).
  476. Àngels Moreno. Mujer, madre, docente. Les diferències han de deixar de ser desigualtats.
  477. Txema Castro Lacunza. Padre de Aner.
  478. Alejandra Becerril Rojas. Maestra de apoyo en USAER. Mi lucha es lograr un cambio de paradigma en los maestros para lograr que todos apostemos por la inclusión!
  479. Javier Martínez Sánchez. Estudiante de Técnico en Animación Sociocultural y Turística. Todos deberíamos tener la inclusión total como meta.
  480. Isabel Artacho. Abuela de un niño con diversidad funcional,  acompañando a mi hija y nieto por la lucha de sus derechos inclusivos en la sociedad.
  481. Lourdes Arrieta Ormazabal. Madre, con diversidad funcional física. Lucho por la inclusión social global.
  482. Emilia Aguilar Rubio. Por un mundo con y para tod@s, ya!
  483. Elena Fernández Gómez. Voluntaria “Trevol”, organización ayuda a personas con diversidad funcional.
  484. Mercedes Alonso López. Defiendo el derecho de una escuela para tod@s, donde cada persona tenga valor, aprenda para la vida y sea respetad@.
  485. M José Cantó. Madre y maestra de primaria. Sin inclusión no hay educación.
  486. Joana Vidal Gonzalez. Madre y guía-intérprete de personas sordociegas.
  487. Rosa Conca Pérez. Persona discriminada por diversidad funcional. Miembro FVID, de l’Assemblea Conviure en Diversitat d’Ontinyent (València) i Muntis.
  488. Aitana Miró. Madre, profesora, psicóloga y habitante de este mundo rico en diversidad.
  489. Meri Artacho Matés. Pedagoga y logopeda, familiar, con ganas de una sociedad inclusiva.
  490. Ana Moral López. Madre, tía y convencida de una educación para todos.
  491. Pamela Molina Toledo. Especialista en Discapacidad de la Organización de Estados Americanos. Participante del Comité Ad Hoc que escribió la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.
  492. Mª Pilar Codina Lorente. Maestra, madre y miembro de la asociación: Familias por la Inclusión Educativa de Castilla-La Mancha.
  493. Alberto Manzanares Jiménez. Estudiante y con un primo con autismo. Quiero que mi primo tenga una inclusión YA. Es un derecho.
  494. Álvaro Manzanares Jiménez.  Estudiante y con primo con autismo quiero su inclusión YA.
  495. Josefa Jiménez Navas. Tengo un primo con autismo y es necesaria su inclusión.
  496. Joaquína Navas Barchina. Tengo un sobrino con autismo y es un derecho su inclusión.
  497. Ricardo Hidalgo Sanz. Papá de tres niños, uno de ellos con autismo. Por una educación sin complejos y de calidad para tod@s.
  498. Irene Gandia Mollà. Activista, feminista defensora dels drets humans.
  499. Gema María Mato Gómez. Madre de un niño de tres años y medio con Trastorno del espectro autista en lucha constante por conseguir la igualdad de derechos.
  500. Elena Monreal Alberca. Madre.
  501. Iñaki Ugalde del Arco. Por una educación inclusiva y real, sin programación mental para las personas. Que respete los ritmos y los intereses reales.
  502. Marta de la Calle Portela. Colaboro con familias para apoyarles en la crianza y desarrollo de sus hijos e hijas.
  503. Sayo Fita. Educadora de Educación Especial. Educación, un nombre sin apellidos.
  504. Lucía Melchor Sánchez. Educada en centros de educación especial, dediqué mi vida laboral a que otras personas no tuvieran que vivir esta experiencia.
  505. Esther Sáenz Ortega. Mujer, feminista, defensora de los derechos humanos. Por una educación inclusiva.
  506. Camila Flores. Psicopedagoga. Acompañante Terapéutico. Madre. Ser humana.
  507. Patri García Pérez. Persona.
  508. Reyes Caparrós Esperante. Persona.
  509. Alina Gabriela Rogoveanu. Persona que lucha por el cumplimiento de los derechos humanos y una educación inclusiva.
  510. Gerardo Echeita Sarrionandia. Profesor titular en la Universidad Autónoma de Madrid. Consorcio para la Educación Inclusiva. EQUIDEI.
  511. Todos Sumamos Creando Inclusión (Adhesión Colectiva).
  512. Márgara Sedeño Manjarrez. Madre de niño con TEA, activista e implicada en la inclusión escolar y social.
  513. Pedro García del Pozo. Padre de una niña de 10 años, que por culpa de una rara epilepsia (POCS).
  514. Juan Luis Martín Nebot. Mestre de Primària i P.T. – Inclusió real i sense excuses.
  515. Irene Sifres Frutos. Orientadora educativa.
  516. Teresa Gómez Manzaneque. Maestra.
  517. Ramon Cardona Pla. Orientador Educativo.
  518. Cándida María González Díaz. Madre de una niña con Sindrome de Down que lucha por una educación digna.
  519. Silvia Cabaleiro Figueroa. Madre multifacética. Luchadora por la inclusión.
  520. Dunay Fernández. Activista feminista y por la inclusión.
  521. Amanda Castañeda Sainz. Madre.
  522. Olga Inés Casasnovas. Persona.
  523. Mónica Estacio. Presidenta de la Fundación Unicap.
  524. Concepción Fabián. Madre. Por una educación para todos con todos.
  525. Charo Viguria. Responsable de un piso tutelado para personas con discapacidad de Domus vi en Navarra.
  526. Ascen Nuñez. Albina, discapacitada visual, TDAH, madre y esposa de TEA y activista para la igualdad y una sociedad inclusiva transversal.
  527. María Nieves Villar Garrote. Maestra de educación Primaria en la enseñanza pública.
  528. Mónica Llera Rico. Madre que cree en la inclusión.
  529. Rosa María Cendán Sanchez. Mamá de un niño autista. Condición y no trastorno. Diversidad y no discapacidad. Con tod@s y para tod@s.
  530. Raquel Navas Redó. Futura maestra de educación y mami. Por una educación digna Ya!
  531. Feliciano Castaño Villar. Educador, antropólogo e investigador social.
  532. Mariola Mourelo Pérez. Activista feminista y fotoeducadora.
  533. Viviana Dávila Yamhure. Mamá de un niño con autismo.
  534. Àngela Cuerda Gil. Madre, Orientadora Educativa. Todos/as tenemos el derecho de estar incluidos y poder participar en la sociedad.
  535. Mª Jesús Mira Barber. Madre de una persona con SD y TEA, enfermera, y convencida que la inclusión en la sociedad comienza desde la educación.
  536. Ana Gallardo Gómez. Madre con aspiraciones de mejorar la comunidad a través de la educación donde todas y todos debemos estar porque todxs somos.
  537. Josefa Corell Bueno. Construyamos entre todos una una sociedad más justa. Menos palabras y más conciencia.
  538. Laura Rayón Rumayor. Universidad de Alcalá.
  539. Esther Guillemot Bayo. Psicóloga y trabajadora social. Página Facebook “Desde la Escuela hacia una Sociedad Inclusiva”.
  540. Blanca Ruiz Carrascosa. Madre de una niña con síndrome de Down y cuidadora de alumnado con diversidad.
  541. Marian Chasco. Activista, 20 años de especialista de apoyo educativo. Orientadora educativa. Madre de dos hijas, una de ellas más evidentemente diversa.
  542. Beatríz Cornago Garbayo. Auxiliar educativo.

La escuela que sueño

Cuando la vida me puso por delante el reto de dirigir un centro educativo, nunca pensé que
supondría para mí una metamorfosis tan grande, tanto en lo personal como en lo profesional.
Lo que a priori parecía un camino fácil porque llevaba muchos años en el centro como maestra
(los últimos perteneciendo al equipo directivo), no lo fue tanto cuando entendí que no era
suficiente con estar y cumplir, sino que era necesario trabajar cada día por seguir mejorando. En cualquier centro este punto es importante, pero en algunos es imprescindible.
El hacia dónde dirigir mi proyecto no fue una decisión que se forjara de la noche a la mañana,
sino que fue fraguándose a lo largo de los años, en los que la vida, afortunadamente, me ha
ido poniendo en el camino a personas que han hecho que dirija la mirada hacia la dirección
correcta.
Han sido personas de diferentes ámbitos; docentes, orientadores, PTSC, familias, alumnado…
Todas, despertaron la curiosidad que hizo que empezara a leer y a querer formarme para
poder ofrecer a mi centro (alumnado y familias) la educación que se merecen. Una educación
que no excluya a nadie, basada en una pedagogía de máximos, donde todos y todas aprenden
lo mismo aunque de diferente manera.
Y ahora mismo, veo tan claro cuál es el camino, que no entiendo cómo puede haber personas,
y aun peor, docentes, que no contemplen la escuela como un lugar compensador de
desigualdades, sea cual sea el origen de la misma (social, físico, económico, psíquico…) . Eso
debe dar igual. Una vez que el alumno o alumna traspasa las puertas de un centro educativo
debería desaparecer de un plumazo todo aquello que le impide aprender y desarrollarse en todos los ámbitos de su vida.
Y es responsabilidad de los docentes y de la administración educativa arbitrar todas y cada unade las medidas necesarias para hacer de este hecho una realidad en todos y cada uno de los
centros.
Entiendo perfectamente a las familias que tienen miedo a escolarizar a sus hijos e hijas en los centros que ahora llamamos “ordinarios” (y que espero que algún día sean llamados “centros
educativos” a secas). Las entiendo porque ahora mismo no estamos preparados ni docentes, ni
centros, ni administración, para atender todas las necesidades que demandan, pero la lucha,que será larga, debe de ir en esa dirección.
No es una cuestión de preferencias, es una cuestión de DERECHOS.
Como muy sabiamente decía Don Quijote, “Cambiar el mundo, amigo Sancho, no es locura ni
utopía, sino justicia”

Cecilia

La pecera

Texto extraído de Orgullo Loco Madrid

Nos llega esta preciosa ilustración acompañada de este texto titulado:“La pecera” 💜🎏

El cristal es frágil… también irreversible; como la pérdida de la confianza en alguien o de la inocencia.
Para mi la inocencia perdida, viene de un muro que sostengo. El mirar con los ojos abiertos a un mundo hecho de paneles y clasificaciones. En ese mundo yo soy… Motivo de burla o de temor. A ojos de los ignorantes, lo soy.
Sin embargo, aprendo a mirarme con orgullo y grabarlo a conciencia. Una loca orgullosa.
Porque el mundo se empeña en devaluarnos cada día.
Os voy a contar algo. Una experiencia propia, que abre mis emociones en canal y deja mi piel en carne viva.
Ese sentir sigue latente.
Y en él, asoma la rabia y las ganas de gritar mi nombre en este escrito… Y alguno más.
Renace la furia… El instinto de romper el cristal carcelero.
Puede que la palabra ayude.
Por ello, procedo a contaros lo que me ocurrió.
Sucedió en el 2011.
Estábamos en época de evaluaciones finales y dos profesoras, mi tutora y mi profesora de artístico, decidieron evaluarme en un lugar no habitual.
Me sentía como el pez que se deja arrastrar por el agua hasta la red. Su autoridad no me me impulsó a cuestionar… Aunque ganas no me faltaban.
Ese año había vivido una mala experiencia con esa profesora. Me vi humillada más de una vez por su parte en clase. Esas situaciones me afectaron mucho.
Volviendo a ese día, yo seguí sus pasos para ser evaluada en la biblioteca. Aguanté el mal trago como pude, con la sospecha de que había algo más.
Me faltaba el aire.
Aquel habitat de cristal no era casualidad; era una pecera.
Y yo era la presa; temida por la ignorancia de dos profesoras incompetentes.
Pero además, intuía algo más; algo peor. Hasta que pude saber que era. Me comunicaron sin ninguna empatía que iban a transmitir a todo el profesorado mi diagnóstico; esquizofrenia.
Me sentía violada. Aquella pecera de cristal se achicaba cada vez más… Y más. No podía respirar.
Peleaba con ellas, les rogaba que no me robaran mi intimidad. No encontré comprensión en sus miradas. Tan solo discriminación. Estaban determinadas con mi sentencia.
Me quedé sola. Salieron de la biblioteca para cumplir con su “cometido”. Sin contar con que no tenían mi consentimiento. Paralizada por la angustia me quedé ahogada en llanto, secándome las lágrimas… desnuda. Me sentía así. Y una multitud me miraba a través del cristal. Había terminado la charla en el salón de actos y los ojos de mis compañeros estaban puestos en mi.
Al rato, mi tutora y la de artístico, volvieron con una profesora. Alguien a quien recuerdo con cariño. Porque fue la única persona que me trató aquel día con respeto y empatía.
Me escuchó y me ayudó a recuperar el aire, en aquella crisis de ansiedad.
Finalmente y gracias a ella, todo se quedó ahí.
En mi entorno más cercano, me hablaron de denunciar, pero también me recordaron que me podía perjudicar, al hacerse eco.
Porque la esquizofrenia, así como otro tipo de diagnósticos, NO están aceptados en esta sociedad. Estamos tan estigmatizadas, que vivimos la ignorancia y la violencia ajena en nuestra piel, en nuestras heridas.
Me diagnosticaron esquizofrenia con 14 años.
Tenía 17 años cuando violaron mi intimidad y mi voluntad. Cuando agredieron mi integridad.
No denuncié.
Hoy lo hago y aún quema

La valentía de Elizabeth

“En septiembre de 1957, #ElizabethEckford tiene 15 años y avanza en silencio.
Parece como si no escuchara los gritos de odio y las miradas de desprecio de compañerxs estudiantes en su primer día de escuela.
Ante tanta ignorancia racista, Elizabeth responde con la seguridad de sus pasos valientes: ella quiere estudiar.
Elizabeth fue una de las nueve estudiantes afroamericanas cuya integración en la Escuela Secundaria Central Little Rock de Arkansas fue ordenada por un tribunal federal.
El racismo sigue ahí, dibujado en cada grito alrededor de Elizabeth, todavía hoy.”
Revista y Editorial Sudestada.

De Marta Ateak

Expertos en inclusión

Esperaba a la maestra en la puerta del salón mientras atendía un requerimiento de la directora, en esas observaba a mi hijo entre sus compañeritos sin que él lo supiera. Cuando empezaron a subir los decibeles de los gritos y la algarabía de los chicos presentí que podía alterarse.

En efecto, en unos pocos minutos ya estaba mordiendo su mano y haciendo ese ruido gutural que anticipa la tormenta. Cuando me disponía a intervenir aparece una pequeña y alza su voz “ya cállense que lo están asustando!!” todos hicieron silencio y ella lo rodeo conmovedoramente con sus brazos para sacarlo del salón.

Quería ver cómo terminaba ese momento y me escondí tras el muro. La niña lo llevó al aula de música y segundos después aparecieron dos compañeritos más para confirmar que Sebastián estuviera bien y lograron lo que seguramente yo no habría podido, evitar que Sebastián pasara un mal momento.

Esa pequeña que ayudó a mi hijo no vio AUTISMO, ella no pensó “oh! Sebastián va a tener una sobrecarga sensorial, le ayudaré a reducir su imput para que no entre en una crisis! … Esa pequeña y sus compañeros fueron empáticos. Ellos no entienden, ni necesitan entender sobre inclusión, adaptaciones, modelos curriculares. Ellos, junto con su maestra naturalizaron la diferencia y la convirtieron en un modelo de vida que RESPETARÁN siempre.

Eso es inclusión practicada por expertos de siete, ocho años. Y nosotros los adultos expertos en complicarlo todo.

Ángela Corredor

Arqueólogo

Lo que mi hijo sí ha aprendido en un colegio ordinario.

Y me siguen preguntando, ahora todavía más, porqué no llevo a mi hijo Andrés de 11 años y con síndrome de Down a un centro de educación especial. Así que voy a realizar varias publicaciones expicándolo.

1º. Acceso al currículo oficial de primaria:

Andrés de mayor quiere ser arqueólogo. Se pasa las horas partiendo rocas con un cincel y un martillo buscando restos. Ni os cuento como deja el suelo… Sus libros favoritos son todos de divulgación científica, sobre fósiles, Egipto o el universo. Le fascina observar las tuberías y averiguar dónde acaba el agua de los canalones. Me cuenta entusiasmado como nota que la sangre sale de su corazón camino de cada célula de su cuerpo por las venas y arterias. Me hace saber qué fracción de pizza que se ha comido y cuántos meses faltan para su cumpleaños. Se estremecío cuando aprendió lo que significaba ser esclavo o noble y cuando alguien le dice que se va a Asturias rápidamente le indica si tendrá que ir hacia el norte, este u oeste. Y si vas al extranjero, ya se encarga él de decirte si puedes ir en tren o si obligatoriamente deberías coger un avión o un barco. En resumidas cuentas, es un niño que disfruta aprendiendo todo aquello que consideramos fundamental para entender e interactuar con el mundo que nos rodea, ese currículo que la sociedad ha determinado como básico y fundamental para cualquier ciudadano.

Si Andrés fuera a un centro de educación especial, no creo que supiera lo que significa ser arqueólogo, ni lo que es una fracción, ni qué tipos de células hay, ni lo que significa ser esclavo ni que España acaba en los Pirineos, a menos que se lo contásemos en casa. Y no lo digo por decir.

Habrá quien me diga que aprenden otras cosas como hacerse la cama y asuntos relacionados con la autonomía personal. No lo dudo, pero todo eso se puede aprender en casa.

Y el sueño de ser arqueólogo a los 11 años… eso es impagable. Así que tener acceso al currículo oficial es uno de los muchos motivos por los que llevo a mi hijo a un centro ordinario.

Irene Tuset

Mi hijo es…

Mi hijo es… como debe ser.

No busco curarlo, no lo malcrié, no es una prueba de vida y mucho menos un castigo divino…
TIENE AUTISMO

Es un ser humano maravilloso, y ser diferente no le impide tener sueños y en la medida que pueda, como todos, unos no los hará realidad pero otros si!! Porque a eso vino al mundo, como todos, a demostrar de lo que es capaz, a ser feliz, vivir en paz, amarlo todo, sentirlo todo y caminar…dejando una preciosa huella.

Anai Santos

Adaptarse no es resignarse

Ángel, como tantas personas, tuvo que ADAPTARSE a convivir con su discapacidad -la vida no le dió otra opción-. Y lo hizo a una edad en que debería estar prohibido por ley natural que ningún niño experimentara lo que significa adaptarse a nada… nada que no sea la seguridad de unos brazos, la calidez de los primeros besos, la sensación de autonomía que experimentan sus pequeños pulmones al estrenar la vida..

Pero no fue así… mi hijo, como tantos niños, sin apenas historia, tuvo que adaptarse a un demoledor historial clínico, a la presencia de batas blancas, medicaciones, pruebas… A veces, no siempre, la discapacidad es secundaria a una enfermedad. Adaptarse a que se le observara y valorara solo desde un aspecto médico, como si el niño que era, aún estando, no estuviera, no existiera.

Y mi hijo se hizo mayor sin dejar de adaptarse a vivir en un mundo que no siempre se adaptó a sus necesidades; un mundo que no lo reconoce como el ser autónomo que es; todos lo somos por el hecho de ser personas. Una persona con capacidad de sentir, de compartir, de disfrutar de su todo…con apoyo, siempre, pero vivir, al fin y al cabo.

Y naturalmente yo también me he adaptado a su realidad ¡cómo acompañarlo si no!. Pero he de confesar que durante mucho tiempo sentí que adaptarse era un verbo que “conjugábamos a solas”, en primera persona, solo mi hijo y yo adaptándonos a nuestra singularidad, pero en singular.

Y es que cuando hablamos de diversidad, de enfermedad, y de vejez el verbo adaptarse es incompleto, injusto si no se conjuga en plural. Y confieso que me enfadé con él -el verbo-, que me sigue rechinando cuando, a veces sin verbalizar, intuyo en algunas miradas esa actitud que me coloca fuera, recordándome cual es para ellos mi sitio (el sitio de mi hijo): la resignación.

Y me rechina cada vez que me recuerda que adaptarse es, en cierto modo un verbo trampa: en la diversidad lo conjugamos los que estamos desterrados de la “normalidad”.

Lo vi, lo sigo viendo en las miradas de quienes niegan los derechos de las personas con diversidad, en la escuela, en la calle, en el ocio, en el trabajo… en definitiva, en la vida. Me pregunto si también hemos de adaptarnos a su ausencia de empatía.

Lo veo en las personas que se acostumbran de una manera cómoda, hipócrita incluso, al justificar su indiferencia confundiendo adaptarse con resignarse -¡nada que ver!- por su rechazo a las diferencias. Será por eso que “preocupados” por lo que es mejor para nosotros sútilmente invitan a nuestros hijos y, ¡claro! a nosotros, a que “nos adaptemos” (nos resignemos) a vivir fuera del mundo, que es como no existir, estar muerto! ¿También hemos de adaptarnos a sus miedos?

Pues no, a ésto nunca me voy a acostumbrar, nunca me voy a adaptar -ni quiero- a una sociedad que no madure, que no se responsabilice de adaptarse a cada vida, de respetar y cuidar todas las vidas.

Porque ésto que desde la “normalidad” -que es la desigualdad- llaman adaptarse, es una clara discriminación. Ésto es RESIGNARSE a una vida incompleta. Y no!, eso nunca!, porque resignarse es claudicar, morir…

Y ésto no lo quiero yo para Ángel, ni para nadie. Así que: Yo me adapto, tú te adaptas, nosotros nos adaptamos. Así sí… No es tan difícil, y sobre todo es lo justo.

María Luisa Fernández, La mirada de Ángel

Construir, construir, construir…

He leído recientemente distintos artículos, he escuchado en radio y he visto en televisión información sobre la falsa polémica del cierre de los centros de educación especial a raíz de la ley de Educación.
He leído/escuchado el dolor que provoca la “educación inclusiva” y que la solución, de toda lógica, ¡cómo no!, es sacar al alumnado de allí. He leído/escuchado que “estos niños” tienen que estar con sus iguales (tomando como iguales a otras personas con alguna discapacidad) para que pertenezcan al grupo… Y expresiones similares a estas, que duele hasta el alma escucharlas y ver cómo nos quedamos tan tranquilos y tranquilas, diciéndolas y escuchándolas.
Ante el dolor sufrido en esa escuela ordinaria claro que una madre y un padre se horrorizan al pensar en volver a ese sufrimiento. Pero no podemos equiparar escuela ordinaria con escuela inclusiva.
Lo que nos tenemos que cuestionar y cambiar no es que ante estas situaciones dolorosas se debe apartar al inocente, a quien ha sido víctima, sino cambiar ese entorno que se torna doloroso para tantas personas (no solo para las personas con discapacidad, porque hoy día la escuela la sufre mucha gente. De ser un privilegio ir a disfrutar del aprendizaje y la convivencia se convierte en sufrimiento para gran parte del alumnado, pero también de profesionales) eso es lo que hay que construir, una escuela en la que esto no pase. Y solo se puede construir cuando entendemos que todo el mundo tiene derecho a estar, a socializase con sus iguales (que son el resto de niños y niñas de su barrio, y no sólo una parte con determinadas características a los que llamamos con discapacidad) y a aprender y a ser valorado, así como sus aprendizajes.
¿Entenderíamos que si se hace daño a una parte del alumnado porque sea negro, gordo, gitano o cualquier otra característica debemos agrupar aparte al alumnado gordo, gitano, negro…? Nadie pensaríamos así. Diríamos que es inaceptable permitir que sufra determinadas situaciones, ya sea un “bulling activo”, o situaciones de aislamiento, soledad, falta de pertenencia, de grupo de amigos, de participación en los juegos etc. y pensaríamos que hay que hacer algo para remediarlo. Pero, ahh!, cuando se trata de alumnado con alguna discapacidad encontramos razonable, primero, que esto pase y segundo que lo lógico es que tenemos que apartar en un colegio segregado al alumno víctima de este maltrato en un centro sólo para alumnado que consideramos que tiene similares características (cosa que tampoco es cierta). Me pregunto por qué. ¿Por qué hacemos esta diferenciación con este colectivo?. ¿Por qué consideramos “normal”, lógico, correcto apartarlo?

Lo que no se ha explicado a la ciudadanía en general es que este tipo de prácticas con las que venimos separando al alumnado están condenadas por la ONU. Que ya se le han dado varios avisos a España para avanzar en la educación que llamamos inclusiva, es decir en la que TODO el alumnado tenga la OPORTUNIDAD de convivir y educarse junto. Es decir, es un derecho del alumnado que llamamos con discapacidad y también del resto, es un derecho de todo el alumnado, si no lo cumplimos estamos privando de ese derecho a todo el alumnado. Aunque evidentemente el más perjudicado es aquel al que oprimimos y discriminamos cuando lo apartamos. Esto no es una opinión con a que podamos jugar y enfrentar a unas familias y a otras. Es un derecho que hay que respetar, NO ES OPINABLE.
Cuando es abolida la esclavitud es ilegal someter o ser dueño de una persona, aunque una persona quiera ser esclava, no lo permitiríamos porque se vulnera su derecho. Si ahí lo tendríamos claro, ¿por qué con las personas con discapacidad no lo está tanto?
Porque “siempre se ha hecho así”. Pero ese no es un argumento válido, con este argumento la sociedad no hubiese avanzado lo más mínimo en muchísimos aspectos.
España se comprometió a avanzar en este sentido en 2008 cuando ratificó un tratado de derechos humanos como es la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (DERECHOS HUMANOS que estamos vulnerando desde el año 2008). Y esto no se ha explicado. No es un capricho de un gobierno, ni de un grupo político, o de un grupo de personas que quieran hacer experimentos. Es algo que está avalado por numerosas investigaciones, profesionales y probado en numerosos centros educativos en todos los países del mundo, países y centros educativos que han avanzado más o menos en ello.
Todos los centros ordinarios públicos cuentan con profesionales y con profesionales especializados para atender las necesidades de todo el alumnado. Fundamentalmente maestros y maestras de pedagogía terapéutica, maestros y maestras de audición y lenguaje, cuidadores o “educadores de educación especial” que se han ido generalizando en todos los centros. Algunos de estos centros ordinarios también están dotados de personal sanitario como fisioterapeutas, personal de enfermería, etc. en cualquier caso siempre se puede dotar de mayores recursos personales, si es necesario, pero si estos profesionales están en centros específicos, o centros de educación especial, ¿Por qué no pueden estar en centros ordinarios?
Hemos perdido una oportunidad de dar un empuje para avanzar en este sentido, a los miembros de nuestro gobierno les ha faltado ¿valentía?, ¿convicción?…o no sé qué y, sobre todo, ha faltado comunicación, pedagogía para hacer entender este derecho sin que nadie se lleve las manos a la cabeza o les parezca una barbaridad porque van a dejar al alumnado con discapacidad en la calle. No señoras y señores, NO.
Cuando las entidades que agrupan a cientos de asociaciones de personas con discapacidad están solicitando avanzar en la educación inclusiva y que el alumnado se escolarice en centros ordinarios o que desaparezca la posibilidad de que un centro ordinario RECHACE a un alumno o alumna, (como si fuese un bar que tiene reservado el derecho de admisión), o que no haya escolarizaciones forzosas en centros de educación especial, no es que de repente estén delirando y propongan una serie de despropósitos como están queriendo hacer creer a la ciudadanía. Ni que quieran que sus hijos e hijas se queden en la calle. ¿Cómo iba a ser esto así? Son sus hijos e hijas.
Sólo hay que mirar quién está en cada lado y qué hay detrás de cada uno. ¿Qué intereses hay detrás de mantener la educación especial? ¿Quienes están detrás de esas ideas? Porque las familias doloridas, maltratadas y expulsadas de la escolarización ordinaria, forzadas a la escolarización en CEEs ¿alguien cree que son capaces de montar toda la campaña que se ha desarrollado?. Cada quien que se responda a estas preguntas y averigüe la información que le falte.
Por otro lado los medios de comunicación con su actitud merecen un tirón de orejas. Han desinformado con su propia desinformación y falta de rigor y compromiso con los derechos humanos respecto a la educación inclusiva. Cuando no han mirado hacia otro lado, se han puesto descaradamente del lado de quienes propiciaban interesadamente información infundada, basada en bulos, tratando de provocar el miedo, la lástima y pena, que flaco favor hace al colectivo ya bastante estigmatizado.
Si queremos educarnos juntos tenemos que empezar a construir o seguir construyendo sobre lo ya avanzado en este terreno. Para ello hay que construir una escuela, ya que hoy día no existe, en la que aprendamos a convivir, y CONVIVIR significa que esas situaciones por las cuales sufre tan gran parte de nuestro alumnado, y con él sus familias y entorno, no podemos permitir que pasen.

María José G Corell

La locura no se cura con tortura

Hoy es Navidad y me parece un buen día para seguir concienciando y dando visibilidad a cosas necesarias.
Sigo teniendo presentes las palabras de mi amiga y compañera de activismo Patricia Rey.
Una mujer tan valiente y a la que admiro tanto.
Su valor es haber sobrevivido a tantos malos tratos por parte de la Psiquiatría sin romperse del todo y siendo la mujer valiente y luchadora que es, yo estoy convencida de que no lo hubiera logrado pues ya venía demasiado rota de mi infancia.
Mi recuperación se basa en mi Psicoanálisis y en los buenos cuidados que he tenido, y que cuando he recibido ciertas violencias de parte de la Psiquiatría como un exceso de medicación, mi psicoanalista me ha protegido.
Pero a ser atada durante días, a ser retenida meses contra mi voluntad, a ser medicada forzosamente hasta perder el sentido y no saber abrocharme una blusa, a eso no hubiera sobrevivido, estoy segura.
No ser psiquiatrizada pero sí escuchada y tratada con el bálsamo de la palabra ha sido lo que me ha salvado.
Creo que la medicina se debe al principio de “no dañar” y de respetar los derechos humanos cuanto menos, que hoy se vulneran sistemáticamente en las unidades de Psiquiatría.
A una persona herida no se la puede retraumatizar con esta violencia.
Porque no se ata para proteger al sujeto, se ata para castigar, se ata para que el paciente no moleste, se ata por sistema porque no hay personal. Atar es un fracaso de nuestra sociedad, atar es un fracaso de nuestra humanidad, atar a quién está sufriendo tanto es una inmoralidad.
La psicosis es una defensa frente a la hostilidad, no podemos ejercer más violencia a alguien que con su padecimiento se está defendiendo de la hostilidad del mundo, es redoblar su malestar.
La medicina tiene la obligación de cuidar, restaurar, proteger, escuchar el sufrimiento del sujeto, por mucho que le resulte incomprensible.
Todo mi cariño desde aquí a mis compañeros, tan valientes ellos, a todos mi admiración y cariño. Pero en especial a Patricia, amiga querida, ejemplo de valentía sin duda, inspiración para salir del armario y combatir a su lado humildemente desde primera línea.
La locura no se cura con tortura.
Y disculpad que me entrometa así un día como hoy pero el cambio necesario en salud mental depende de todos porque nos puede pasar a cualquiera, y es cuestión de todos tener un sistema más digno de cuidados.
No pedimos gran cosa, que se respeten los derechos humanos para no retraumatizar a personas tan heridas.

Silvia García Esteban

Luchar aunque no te falte nada, porque a algunos les falta todo

Me han contactado últimamente varias familias y he de decir que su dolor es insoportable. Realmente no lo puedo ni imaginar.
Alumnado que no es reconocido, que ya no es que no sea valorado, es que se devalua su esfuerzo y lo que sí hace. Cuando se le elogia alguna cosa siempre va un pero detrás, con unos objetivos de aprendizaje que no reflejan sus posibilidades reales, con comentarios que denotan dotes adivinatorias de cuál será su futuro, inmediato y lejano. Encima, tenemos la osadía de esperar, incluso pedir, agradecimiento como profesionales.
No nos entra en la cabeza que no estamos haciendo ningún favor, (flaco favor, por otra parte). Decimos unas lindezas que no tienen nombre.
No hemos entendido qué son las barreras ni los “ajustes razonables” y que que no proporcionarlos es un delito de discriminación. DISCRIMINACIÓN, DELITO, así, con todas las letras.

Alumnado que no es mirado como se merece, porque tenemos la mirada sucia. Y eso esta en nuestras manos, las de cada quien, para ponerse a trabajar sobre ello.

El otro día una amiga me recordaba la frase de Nacho Calderón que dice que es una cuestión de piel hacia adentro.

Entiendo que ese es el cambio, personal y profundo, que necesitamos, aunque no nos demos cuenta de cuánto lo necesitamos.

Tal vez cuesta verlo, darnos cuenta puede que sea complicado, porque es la mirada generalizada, no sólo en la escuela, también en la sociedad.

Es la manera de mirar, la mirada hacia el alumnado, la mirada hacia el otro, lo que determina cómo se va a sentir, qué oportunidades le vamos a dar… Como dice Skliar: una mirada puede habilitar un destino.

Al final no es otra cosa sino cómo entendemos al ser humano.

Pero decimos Decreto de inclusión, y se nos llena la boca.
Visto lo visto, podríamos enmendar a Lampedusa en un acto de gatopardismo y, rizando el rizo, decir: Que nada cambie, para que todo siga igual.

Si, como dice Skliar, un sólo sufrimiento es el sufrimiento de la humanidad ¿Cómo poder decir que he (hemos) hecho lo suficiente?

Hay que seguir luchando.

“Luchar aunque no te falte nada,
porque a algunos
les falta todo”

María José G Corell